2

Comunistas británicos instan a votar contra la Unión Europea

La presidenta del Partido Comunista, Liz Payne señaló a Francia, Bélgica e Italia, donde el empleo y los derechos sindicales son atacados, así como en Gran Bretaña, y advirtió que quien diga a los trabajadores en esos países que la UE los defiende “sería bajado de cualquier tarima”.

cp-britain

La presidenta del Partido Comunista, Liz Payne, criticó a los partidarios de la Unión Europea en el movimiento sindical por “hablar como si la clase obrera fuera una víctima pasiva que depende de una generosa UE para defender sus derechos”.

“Nuestros sindicatos y los gobiernos laboristas lucharon por el derecho a afiliarse a un sindicato, la negociación colectiva, el derecho de huelga, la igualdad salarial, los derechos de maternidad, y la salud y la seguridad en el trabajo. Eso no nos lo concedió la Comisión Europea ni el Banco Central Europeo”, dijo ante el comité político de su partido el jueves 16 de junio.

Señaló a Francia, Bélgica e Italia, donde el empleo y los derechos sindicales son atacados, así como en Gran Bretaña, y advirtió que quien diga a los trabajadores en esos países que la UE los defiende “sería bajado de cualquier tarima”.

Payne, secretaria del consejo sindical y antigua activista de Unison, también rechazó las afirmaciones de los líderes pasados y presentes del TUC, la principal central sindical británica, quienes aseguran que la salida de Gran Bretaña de la UE obligaría al desmonte de los derechos de los trabajadores.

“¿Quién va a llevar a cabo ese asalto épico, un gobierno conservador irremediablemente dividido en contra de la mitad de su grupo parlamentario, de la mayoría de las grandes empresas, incluyendo a la ciudad de Londres, y del eje UE-FMI-OTAN?”, preguntó, agregando que el movimiento obrero no “levantaría la bandera blanca” de la rendición, a pesar de las predicciones de los pesimistas y derrotistas.

Los comunistas de Gran Bretaña también advirtieron que muchas de las políticas llevadas a cabo por un gobierno laborista de izquierda enfrentarían el sabotaje y el castigo, de acuerdo con los dos tratados básicos de la UE.

“La propiedad pública para rescatar o invertir en empresas e industrias estratégicas, la llamada ‘flexibilización cuantitativa’, los préstamos del gobierno a gran escala, incluso a bajas tasas de interés, los recortes sustanciales en el IVA y la dirección del capital son todos ilegales bajo las normas de la UE”, señaló Payne.

En particular, destacó las decisiones del Tribunal de Justicia de la UE en los casos Viking, Laval, Rüffert y Luxemburgo, que prohíben la acción sindical o de gobiernos regionales y nacionales para hacer cumplir las condiciones de empleo iguales para los trabajadores superexplotados importados.

“Así es como los monopolios despiadados y sus capataces utilizan la ‘libre circulación de mano de obra’ en la UE para reducir los salarios y las condiciones de todos los trabajadores”, argumentó Payne.

El comité político del PC felicitó a la Campaña de Izquierda para Abandonar la Unión Europea, conocida como Lexit, por presentar los argumentos de la izquierda, el movimiento obrero y el antiimperialismo contra la UE y pidió una gran votación de la clase obrera contra la UE en el referendo del 23 de junio.

Communist Party of Britain
Traducción de David Moreno

rpm45net

test

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *